La contractura capsular es uno de los problemas más frecuentes tras una operación o cirugía de prótesis mamarias o implantes de pecho, y una de las cosas que más nos preocupan cuando nos vamos a operar. Te explicamos lo que significa y cómo evitar su desarrollo:

 

¿Qué es la contractura capsular?


Evitar contractura capsular

La contractura capsular es una complicación secundaria al implante de una prótesis mamaria, en el contexto de un aumento de pecho o aumento mamario, o una mastopexia con prótesis o elevación de pecho con implantes.


Consiste en una reacción del organismo frente a la prótesis, que produce un tejido fibrótico (duro) alrededor del implante, como una “cáscara de huevo”, que produce que la mama quede dura y frecuentemente deformada y dolorosa.

 

 

¿Es muy frecuente?


Es la complicación más frecuente a largo plazo tras una mamoplastia o una cirugía de pecho con prótesis, y puede afectar al 2%-20% de las portadoras de implantes según los estudios de seguimiento, aunque estos estudios también tienen en cuenta pacientes que llevan prótesis por cáncer de mama, y en las que el riesgo es mucho mayor. 

El último estudio sistemático realizado en pacientes con aumento de pecho simple (sin elevación) sitúa la incidencia en un 3,6%. Como te explicaremos más adelante, con la técnica y los medios adecuados, podemos bajar ese riesgo a porcentajes muy bajos, menores del 1%. 

 

 

¿Es peligroso para la salud?


La contractura capsular no es un problema grave desde el punto de vista médico. No se conoce relación con la degeneración a patologías más serias, como cáncer o infecciones graves, pero en su grado máximo produce una deformación evidente del pecho y una mama dolorosa, lo que puede interferir en la vida cotidiana además de producir un problema estético importante.

 

¿Por qué se produce la contractura capsular?


Existen diversas teorías acerca de la formación de la contractura capsular, pero lo más probable es que se trate de un problema multifactorial, es decir que son varios las factores que sumados pueden generar una contractura capsular.

Existe un factor genético, es decir, hay mujeres que tienden a desarrollar contractura capsular y otras no, todo ello mediado por una respuesta específica del sistema inmunitario (el propio cuerpo “ataca” al implante por entender que es ajeno).

En segundo lugar se postula una posible infección subclínica, es decir, que en el momento de la operación, algunas bacterias se quedaran acantonadas en el implante o en su proximidad, y, sin generar una cuadro de infección franco (sin fiebre, etc…) produce una infección crónica, silente, cuyo único síntoma es la creación de esta cápsula periprotésica, en un intento del cuerpo de aislar esos agentes infecciosos del resto del organismo. Según los últimos estudios, parece que la infección podría ser un factor que aumentara el riesgo de contractura, pero no el causante de la misma, y mucho menos el único.

 

 

Factores de riesgo para desarrollar una contractura capsular


    • Tipo de prótesis:
      Según la texturización, la cubierta, el fabricante, la presencia o no de poliuretano o incluso si son de silicona o de suero salino, la tasa de contractura capsular puede ser diferente. Las implantes de silicona parecen estar en relación con un menor riesgo de contractura capsular que los de suero salino. En este estudio se comunicó una tasa de contractura del 20% en implantes de suero salino.
      Por otra parte, la texturización del implante (si son rugosas o lisas) también tiene mucha importancia: En una serie de estudios muy fiables, se estableció que las prótesis lisas tenían mucho más riesgo que las texturadas o rugosas, aunque sólo si se ponían subglandulares (por encima del músculo).
      Los implantes de poliuretano presentan tasas de contractura capsular muy bajas, en la mayoría de los estudios de aproximadamente el 1% o menos, lo que puede suponer 4-10 veces menos que los implantes clásicos sin cubierta de poliuretano. Puedes leer más sobre poliuretano en nuestra entrada específica al respecto.
    • Colocación del implante:
      La colocación del implante por debajo del músculo conlleva, como hemos dicho, un riesgo menor de contractura capsular.
    • Colocación de la incisión:
      La incisión en la areola conlleva un riesgo aumentado respecto a la incisión submamaria (por debajo). Aproximadamente el riesgo es casi del doble, en el caso de realizar la operación por la areola.
    • Complicaciones postoperatorias:
      La formación de un hematoma (acumulación de sangre) o un seroma (acumulación de líquido inflamatorio), así como la extrusión del implante (apertura de la herida y comunicación del implante con el exterior, son todo factores que se asocian a un riesgo aumentado de desarrollar en el futuro contractura capsular.
    • Masajes en el pecho postoperatorios:
      Los masajes en el pecho después de la operación son contraproducentes, como ya hemos visto anteriormente en nuestra entrada en el blog al respecto (recomendamos su lectura). En concreto, la evidencia dice que existe un riesgo de más del doble de desarrollar contractura capsular si te los haces.

 

 

¿Cómo EVITAR desarrollar una contractura capsular?


operación contractura capsularEl Dr. Aso utiliza una técnica de aumento de pecho enfocada a minimizar al máximo el riesgo de desarrollo de contractura capsular en el futuro, lo que hace que nuestra tasa de reoperación por esta causa sea menor del 1%:

      • Técnica quirúrgica minuciosa (evitando hasta el más mínimo sangrado)
      • Uso de implantes texturados de la máxima calidad.
      • Uso de implantes con cubierta de poliuretano en pacientes con especial riesgo o bien en casos que ya han sufrido una contractura capsular.
      • Abordaje (incisión) submamario (por debajo, en el pliegue) siempre que sea posible (en algunos casos de mamas tuberosas o con características especiales será recomendable usar la areola).
      • Posición del implante en bolsillo submuscular (por debajo del músculo pectoral).
      • Técnica “no-touch”: En la que el implante se coloca dentro sin tocar nada más que los guantes estériles recién cambiados del cirujano.
      • Prohibidos los masajes postoperatorios: sólo harán que tengas más riesgo de desarrollar contractura capsular, no lo contrario.
      • No usamos drenajes en la mayor parte de nuestras pacientes: los drenajes se han asociado con una tasa mayor de infección y en nuestras manos no son necesarios habiendo realizado una técnica quirúrgica adecuada.
      • Control postoperatorio con Ecografía: El Dr. Aso te realizará ecografías después de operada para descartar que exista ninguna colección de líquido que pudiera producir contractura capsular en el futuro.

 

 

¿Cómo solucionar una contractura capsular?


Si ya estás operada y has desarrollado contractura capsular (pecho más duro, doloroso, firme, que ha perdido la forma), te podemos ayudar. Somos expertos en cirugía secundaria por contractura capsular.

Cuando la contractura capsular ya se ha establecido, el tratamiento de la misma consiste en retirar la cápsula (capsulectomía) y el implante y colocar uno nuevo. Nunca se debe dejar el mismo implante causante del problema y, siempre que sea posible usaremos implantes con cubierta de poliuretano, con los que tenemos amplia experiencia, y el plano submuscular, si no se había usado ya.

Somos expertos en Cirugía mamaria secundaria, con gran experiencia en solucionar problemas de contractura capsular en pacientes ya operadas. Puedes contactar con nosotros sin compromiso y estudiaremos tu caso. ¡Primera consulta gratuita!

El Dr. Aso es especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica (SECPRE) y del Ilustre Colegio de Médicos de Madrid y colaborador docente de la Universidad Complutense de Madrid. Desarrolla su actividad de Cirugía Estética en el Hospital Moncloa de Madrid.

Es, además, médico especialista en Cirugía Plástica en el prestigioso Hospital Universitario Doce de Octubre de Madrid. Cuenta con amplia experiencia en Cirugía Estética Mamaria (Aumento de pecho, Reducción, Elevación - Mastopexia), Rinoplastia, Abdominoplastia, Blefaroplastia, Otoplastia, Liposucción, etc..., así como en Cirugía Reconstructiva avanzada (Reconstrucción mamaria, microcirugía, etc...).

El Dr. Aso ha colaborado y se ha formado en los mejores Centros Internacionales: Los Angeles (USA), Dallas (USA), Munster (Alemania), Tours (Francia), Amsterdam (Holanda), Estocolmo (Suecia), Taipei (Taiwan), etc...

4 Comments

  1. Dayana cediel dice:

    Hola, soy colombiana, y ya q no puedo visitarlo, quisiera que me oriente por favor sobre los cuidados posoperatorio q debo tener. Me volví a operar los senos porque presenté contractura muscular, entonces me realizaron la capsulotomia y el cambio d prótesis y las ubicaron por detrás del músculo, ya q inicialmente me las colocaron por encima. Me medicacaron con clindamicina de 500mg por 8 días cada 6 horas y me recomendaron masajearme los senos yo misma d forma suave para evitar la contractura. Y en el artículo leo q esta contraindicado. Le agradezco me regale más información y consejos. Gracias. Dios lo bendiga

    • Estimada Dayana:

      Las evidencias más recientes desaconsejan masajear el pecho después la colocación de un implante. En cualquier caso, debes seguir siempre las indicaciones de tu cirujano, ya que es la persona encargada de tu tratamiento.

      Un saludo y gracias por seguirnos.
      Dr. Jorge Aso .

  2. Lucia dice:

    Hola me acaban de dar los resultados de una resonancia y me confirman que tengo una doble cápsula, le he dicho a mi cirujano que antes de operarme quiero ser mamá y luego ya me operaría,habría algún riesgo si lo hiciera!?

    • Hola Lucía:

      La doble cápsula es un problema asociado especialmente a los implantes Natrelle (Allergan), que no conllevan un menoscabo en la salud, más allá de una prótesis más palpable, algo más dura al tacto y con la posibilidad de que se mueva o se rote. La doble cápsula “per se” no es una indicación absoluta de revisión quirúrgica si los implantes no están rotos. Si no tienes más problemas, yo esperaría a tener tus hijos y luego ya se verá si necesitas volver a pasar por quirófano o no.

      Un saludo y gracias por seguirnos.
      Dr. Jorge Aso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *